Skip to main content
10 Junio, 2024
Compartir

El Precio Ecológico del Transporte Marítimo

10 Junio, 2024

El transporte marítimo de mercancías es una industria milenaria que sustenta la economía global: el 94 % del comercio mundial se realiza vía marítima. La flota mundial está compuesta por buques de carga (graneleros, portacontenedores, buques Ro­Ro y petroleros), buques de pasajeros (cruceros y transbordadores) y buques pesqueros.

Actualmente hay unos 150.000 buques mercantes comerciales que navegan por los océanos del mundo, muchos de los cuales aguas jurisdiccionales o aguas internacionales. Los buques a menudo operan fuera del control; sujetos a normas y regulaciones ambientales, sociales y laborales relativamente laxas en comparación con las operaciones que se realizan en tierra. De hecho, la industria naviera utiliza principalmente fueloil pesado (HFO), que cuando se quema libera sustancias tóxicas cancerosas a tasas mucho más altas de las que permitimos a la industria terrestre u otros modos de transporte. El HFO es tóxico para los seres humanos y la vida marina; muy contaminante para el medio ambiente si se vierte de manera accidental.

Vertimientos

Los buques portacontenedores llevan décadas aumentando de tamaño: “Megabuques” para poder transportar más contenedores en cada viaje (24.500 TEUS). Los “Megabuques” son más eficientes por tonelada de carga en términos de combustible y emisiones de Gases Efecto Invernadero (GEI). Estos “Megabuques” son cada vez más difíciles de navegar, especialmente en canales o vías fluviales angostas donde el espacio libre entre los cascos de los buques y los pisos de las vías fluviales se ha vuelto más pequeño, lo que deja menos margen de error y aumenta la posibilidad de encallamiento. La infraestructura también está luchando por mantenerse al día con el crecimiento del tamaño de los buques. Las condiciones climáticas extremas como resultado del Cambio Climático Global (CCG) y los buques sobrecargados, están provocado pérdidas de contenedores en altamar. Sólo el portacontenedores ONE APUS, cuando se encontró con una tormenta, en su tránsito a los EE. UU., en diciembre de 2020, perdió casi 2.000 contenedores, de los cuales, 40 de ellos contenían mercancías peligrosas.

Según datos del Consejo Mundial del Transporte Marítimo, asociación empresarial que reúne a grandes navieras de todo el mundo, entre 2008 y 2022 se perdieron en el mar 1.566 contenedores al año (mediana). Sólo en 2022, la cifra bajó a 661 unidades de un total de 250 millones de contenedores marítimos transportados.

Siniestros

  • 18 de marzo de 1967. El buque TORREY CANYON, con 120.000 TM de petróleo crudo en sus bodegas encalla cerca de Lands End, Cornwall, Reino Unido, al sur con el canal de la Mancha. Fue el primer gran derrame de petróleo que atrajo la atención del mundo del transporte marítimo internacional. Durante 12 días el TORREY CANYON vertió la totalidad de su petróleo al mar. Las autoridades locales generaron un desastre ecológico por desconocimiento técnico para hacer frente al siniestro. Esto incluyó quemar la mancha de petróleo, bombardear el buque desde el aire y verter toneladas de detergente al petróleo.
  • Enero de 1986. El Bulk Carrier CASTILLO DE SALAS de 265 metros de eslora, 40 de manga y 14,5 de calado, transita de Norfolk, EE.UU. a Gijón, España, transporta 45.000 TM de carbón mineral. El CASTILLO DE SALAS fondea, con mar de leva, a espera de atraque, se levanta una fuerte marejada, provocando que el ancla se soltará del lecho marino, la tripulación tarda en reaccionar; al fondear la segunda ancla, se rompe donde se une con la cadena, el buque queda a merced del temporal, 2 horas después encalla, 4 días después se parte en dos y se hunde con toda su carga en el mar.
  • Octubre de 1997. El buque ALLEGRA colisiona en el Canal de la Mancha, y vierte al mar 9.000 de las 15.000 TM de aceite de palma que transporta en sus bodegas; el aceite al contacto con el mar se solidifica formando una mancha viscosa de 20 km de largo y 4 km de ancho. Luego de 2 semanas a la deriva, la mancha llega a las islas del Canal de la Mancha.
  • Febrero 2014. Vientos huracanados azotaron al buque SVENDBORG MAERSK, mientras transitaba por la costa atlántica de Europa. 520 contendores caen al mar; 1,5 millones de cajetillas de cigarrillos no fueron recuperadas. La Organización Marítima Internacional (OMI), estima que 10.000 contenedores marítimos (equivalente a 41.500 TM de acero contaminante) caen anualmente al mar por la borda de los buques mercantes.
  • Julio de 2020, el encallamiento del granelero WAKASHIO en los arrecifes de Mauricio, Océano Índico, tercer arrecife de coral más largo del mundo, vertió más de 1.000 Toneladas Métricas (TM) de (HFO). El vertido ha devastado a la comunidad local, a los pescadores y a los operadores turísticos.
  • Marzo de 2021. El buque portacontenedores X­PRESS PEARL se incendió frente a la costa de Sri Lanka, vertiendo petróleo, residuos tóxicos y carga a lo largo de la costa. El buque finalmente fue hundido en aguas poco profundas frente a la costa mientras aún vertía combustible y productos químicos tóxicos de la peligrosa carga que transportaba, además de seguir vertiendo toneladas de diminutos gránulos de plástico. Antes de incendiarse, el PRESS PEARL había solicitado descargar la peligrosa carga, pero dos puertos distintos le negaron la entrada, poniendo en peligro la vida de los marinos a bordo y el medio ambiente marino.
  • Diciembre de 2023. El portacontenedores TOCONAO (300 m de eslora: 48 m de manga; con capacidad para 8.700 contenedores) perdió seis contenedores frente a la costa de Portugal, a unos 80 kilómetros al oeste de Viana do Castelo. Uno de los seis contenedores llevaba 1.000 sacos de pellets, cada uno con 25 kilos de las diminutas esferas blancas que se utilizan para la fabricación de productos de plástico; los pellets suponen un peligro para la vida marina y humana, ya que se descomponen en microplásticos que llegan a comer los peces que más tarde capturan los pescadores. 


Mayores vertimientos de cargas al mar: Fuente: recopilación del autor

La frecuencia de los vertimientos demuestra que las regulaciones del transporte marítimo no son suficientes para abordar los impactos de la contaminación o restablecer el equilibrio posterior. El mal desempeño ambiental y social van de la mano, en parte debido al sistema de Bandera de Conveniencia (FoC). Este sistema permite a las compañías navieras buscar la bandera con las regulaciones sociales y ambientales más bajas, impuestos corporativos bajos o nulos y total flexibilidad en el reclutamiento de tripulaciones. Las banderas de conveniencia alimentan una carrera hacia abajo en materia de estándares sociales, ambientales y de seguridad, lo que en última instancia hace que los desastres ambientales sean más probables.

En efecto, cada año se vierten al océano más de 300.000 TM de petróleo debido a la operación rutinaria de los buques. Este aceite proviene de fugas de la estructura s que une el motor del buque y la hélice; aceites lubricantes utilizados en cubierta y bajo el agua; y lavado de bodegas de carga que entregan petróleo. Estas fuentes de petróleo están permitidas por ley, pero a menudo ocurren al mismo tiempo descargas ilegales. A finales de la década de 1990, 300.000 aves morían cada año frente a la costa de Terranova debido a las descargas crónicas de petróleo. Los lubricantes que se biodegradan son menos tóxicos que los aceites lubricantes, pero no se utilizan mucho.

Contaminación del Aire

El seguimiento satelital de buques mercantes evidencia que la mayoría de los envíos operan dentro de 90 kilómetros o menos de las costas continentales. Esta proximidad combinada con los vientos predominantes significa que los buques contribuyen significativamente a la contaminación del aire. Actualmente, la mayoría de los buques queman el combustible pesado (HFO), barato y libre de impuestos, que es un residuo espeso parecido al alquitrán procedente del proceso de refinación del petróleo. El HFO crea varios tipos de contaminantes del aire como subproductos, incluidos dióxido de carbono (CO2), óxidos de nitrógeno (NOx), óxidos de azufre (SOx), carbono negro y material particulado (MP). El transporte marítimo global representa el 8% de las emisiones globales de dióxido de azufre (SO2), que es muy ácido cuando se mezcla con agua, lo que hace que el transporte marítimo sea un importante contribuyente a la lluvia ácida. Los óxidos de azufre, el carbón negro y las partículas pesadas de NOx pueden causar enfermedades pulmonares graves, especialmente entre los niños pequeños. Las emisiones de MP procedentes del transporte marítimo provocan 400.000 muertes prematuras al año en todo el mundo. Estas emisiones del transporte marítimo han aumentado constantemente durante los últimos treinta años con el crecimiento del tráfico marítimo.

De hecho, el transporte marítimo emite más de mil millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente (CO2e) por año, lo que representa el 3 % de las emisiones globales anuales de CO2. El CO2, el carbono negro y el metano son los principales contribuyentes al calentamiento global procedente del transporte marítimo. El carbono negro es una pequeña partícula que se encuentra en el humo de los gases de eyección de los buques y que no sólo contribuye a las enfermedades cardíacas y pulmonares, sino que también destruye el medio ambiente y es un potente contaminante climático de corta vida. Por unidad de masa, el carbono negro tiene un impacto de calentamiento en el clima que es entre 460 y 1.500 veces más fuerte que el CO2 al convertir la radiación solar entrante en calor y, cuando entra en contacto con hielo o nieve, acelera su derretimiento. El carbono negro representa el 21 % de las emisiones equivalentes de CO2 de los buques, lo que lo convierte en el segundo contribuyente más importante al CCG después del CO2. Las emisiones de carbono negro procedentes del transporte marítimo son especialmente preocupantes en el Ártico, dado que el rápido derretimiento del hielo marino está aumentando el acceso de los buques a través de las rutas marítimas del Norte entre Europa y China.

Cruceros

Actualmente hay más de 330 cruceros en el mundo, lo que representa menos del 1 % de los buques a nivel global. Sin embargo, debido a su tamaño y número de pasajeros (cruceristas), los cruceros son responsables de un “Megaimpacto Ambiental”. Este tipo de buque alberga miles de cruceristas durante largos períodos de tiempo. Estas aldeas flotantes recalan en lugares remotos de la Tierra, incluidas las regiones polares y las islas remotas, con infraestructura limitada. Para poder atracar estos “Megabuques”, estos “Megacruceros” dejan en su tránsito una estela de destrucción, incluida la contaminación, la alteración de la vida silvestre y la destrucción de hábitats costeros, a veces extraordinarios y únicos. Dado el tamaño y la naturaleza de los cruceros, que operan por en aguas internacionales, reclutan tripulaciones de múltiples nacionalidades y permanecen en gran medida fuera de la vista de las fuerzas del orden, la industria de los cruceros se ha visto implicada en una serie de controversias, incluidos abusos contra los derechos humanos y violaciones ilegales o ilegales y vertidos no regulados de contaminación tóxica al océano.

En cuanto a las emisiones de azufre, los cruceros operados por una sola compañía, Carnival Corporation, emitieron diez veces más SO2 en los mares europeos en 2017 que los más de 260 millones de turistas que visitaron a Europa en el mismo periodo. Incluso en las zonas de control de emisiones de azufre, donde se aplican las normas más estrictas al combustible, la contaminación del aire procedente de los cruceros sigue siendo motivo de gran preocupación. En Dinamarca, los cruceros emitieron 18 veces más óxidos de azufre (SOx) en 2017 que los 2,5 millones de vehículos de pasajeros del país en el mismo año.

Aguas Residuales

Las aguas residuales incluyen aguas negras y aguas grises y suponen un grave riesgo para el medio ambiente marítimo. La cantidad producida por un buque depende del número de tripulantes, pasajeros, cruceristas y del tipo de buque. Las aguas negras son aguas residuales de baños e instalaciones médicas y ponen en riesgo la salud humana al contaminar la fauna marina; las aguas negras contienen nitrógeno y fósforo, lo que provoca un crecimiento excesivo de algas marinas, dando como resultado agua pobre en oxígeno, lo que a su vez asfixia a los peces y otras formas de vida acuática. Las aguas grises son aguas residuales de fregaderos, baños, duchas, lavanderías y cocinas y pueden contener un cóctel de contaminantes nocivos que incluyen detergentes, jabones, protectores solares y bacterias fecales, entre muchas otras cosas. Un gran crucero puede producir más de 500.000 litros de aguas negras por semana.

Las normas sobre vertidos de aguas residuales para el transporte marítimo se consideran obsoletas y están llenas de lagunas que las hacen ineficaces y provocan contaminación medioambiental. Actualmente, un buque puede descargar aguas negras directamente en el agua más allá de las 12 millas náuticas de la costa, incluso si esa área está designada como área ambientalmente sensible. Las aguas grises sin tratar pueden descargarse legalmente en casi cualquier lugar del mundo, incluso mientras un buque está atracado en un puerto cerca de ciudades y playas.

Agua de Lastre

El agua de lastre, es el agua contenida en los tanques que se utiliza para brindar estabilidad y maniobrabilidad al buque durante un viaje, puede contener aguas residuales, petróleo y otros hidrocarburos, microbios, microplásticos y especies invasoras. El deslastrado (liberación controlada) de las aguas de lastre actúa como vehículo para la distribución mundial de patógenos (y organismos resistentes a los antibióticos) y enfermedades transmitidas por el agua, que tienen un impacto adverso en los seres humanos, los animales marinos y el ecosistema acuático en su conjunto. Las aguas de lastre se encuentran entre los principales vectores para la introducción de especies no autóctonas, lo que puede causar extinciones locales de especies nativas. Desde el punto de vista de la salud humana, el agua de lastre de los buques mercantes y cruceros contribuye a la introducción de patógenos humanos en áreas no endémicas, lo que en consecuencia aumenta el número de enfermedades transmitidas por el agua, comprometiendo no solo la salud humana sino también la de las plantas y otros animales.

Por tanto, el agua de lastre es, actualmente, el vector principal para el transporte de especies invasoras acuáticas. Las especies invasoras son una forma de contaminación biológica conocida como “vertidos biológicos” o “bioflujo global” que amenaza significativamente la integridad de los hábitats costeros y la diversidad de la vida marina en los ecosistemas marinos. Transportan organismos a grandes distancias y los introducen en nuevos lugares donde pueden volverse invasivos y, en ocasiones, peligrosos para los humanos. Los cruceros desempeñar un papel en la dispersión de enfermedades transmitidas por vectores por insectos como la malaria, el dengue, la fiebre amarilla y la encefalitis japonesa y el Zika. Las infestaciones con estos insectos pueden contribuir a la propagación de enfermedades protozoarias transmitidas por los alimentos. No es de extrañar que la Organización Marítima Internacional (OMI), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) hayan proclamado en su Programa Global de Gestión del Agua de Lastre (GloBallast) que las especies acuáticas invasoras es una de las cuatro mayores amenazas para los océanos del mundo, y puede causar impactos ambientales, económicos y de salud pública extremadamente severos.

Contaminación Acústica 

El sonido viaja muy rápido y de manera muy eficiente bajo el agua, cinco veces más rápido que en el aire. Esto significa que a veces se pueden escuchar sonidos a través de miles de kilómetros de océano. Y debido a que el sonido funciona eficientemente bajo el agua, los animales marinos se han adaptado a utilizar el oído como su sentido principal; casi todos los animales marinos utilizan el sonido para sentir su entorno, comunicarse con otros, aparearse, encontrar alimento, detectar peligros, y encontrar su camino. Todas estas son funciones que son vitales para su supervivencia. Sin embargo, el ruido causado por el hombre “Ruido Antropogénico” es muy reciente y no da a los animales marinos posibilidad de adaptarse evolutivamente a él. El ruido generado por el transporte marítimo se produce principalmente por la hélice cuando los buques alcanzan una determinada velocidad. Los motores también transmitir ruido si no están bien aislados del casco (sobre estructuras de goma).

Por tanto, el ruido es un contaminante que influye significativamente en el medio ambiente marino debido al aumento del tráfico y al hecho de que el mismo tiene un efecto amplificador en el agua. La fuente de contaminación acústica marina son principalmente los motores de los buques que crean efectos a corto y largo plazo, y alteraciones del funcionamiento de los animales marinos. El ruido ambiental del mar afecta a muchas especies marinas para las que el sonido es la base de su supervivencia; en particular, aquellos animales marinos que usan la audición como su principal sentido de alimentación, orientación y comunicación. La exposición prolongada a sonidos intensos da como resultado la modificación del comportamiento y el uso del hábitat en algunas especies de peces. De hecho, en la bahía de Yakutat, Alaska, en los últimos 10 años, el tráfico de cruceros se ha multiplicado por 10, mientras que el número de focas se ha reducido en dos tercios. Hay registros de colisiones de cruceros con grandes mamíferos, muy probablemente causadas por la desorientación causada por la contaminación acústica. 

Contaminación por Plástico

El plástico en todas sus formas plantea muchos riesgos para el medio marino y contribuye a la propagación de especies invasoras, patógenos peligrosos, así como sustancias tóxicas (bifenilos policlorados, organoclorados, hidrocarburos aromáticos policíclicos y DDT presentes en el agua). Gran parte del plástico que se encuentra en las playas o flotando en el océano proviene de actividades en el mar, principalmente del transporte marítimo, la pesca, la industria marítima y el crucerismo. Un estudio reciente reveló que el 46 % de las 79.000 TM de plástico oceánico en el Gran Pacífico están formados por redes de pesca, algunas del tamaño de campos de fútbol. Otro estudio encontró que el plástico arrastrado a una isla remota en el Atlántico Sur procedía de los buques mercantes. De hecho, los buques han sido durante mucho tiempo una fuente importante de plástico en los océanos debido a la tradición marítima de arrojar basura al mar. Sin embargo, la contaminación plástica no es solo el resultado de desechos de basura accidentales, también de la pérdida de aparejos de pesca o desechos del transporte marítimo. Los pellets de plástico transportados como carga se vierten con frecuencia, con estimaciones de más 230.000 TM al año.

Por tanto, se ha encontrado contaminación plástica en todos los rincones de los océanos del mundo, desde los océanos polares, donde se puede encontrar congelada en el hielo marino, hasta los trópicos, acumulándose en las playas de islas oceánicas remotas ricas en una biodiversidad única, como la isla Henderson. o las Islas Galápagos. Estos desechos de plástico no sólo flotan en la superficie del mar, donde pueden ser transportados a grandes distancias por las corrientes oceánicas, sino que con el tiempo se fragmentan, se ensucian y se hunden hasta el fondo marino, llegando incluso a las profundidades de las llanuras abisales. Actualmente se pueden encontrar partículas de plástico en los intestinos de una amplia gama de especies marinas en todos los niveles tróficos, desde los animales planctónicos más pequeños y otros pequeños invertebrados hasta los peces de niveles tróficos superiores y los principales depredadores, incluidos tiburones y mamíferos marinos.

Casi la mitad de los 400 millones de toneladas de plástico que se producen cada año en el mundo son artículos que se usan una sola vez antes de ser desechados, lo que da como resultado una carga creciente de desechos plásticos. Se espera que la cantidad de desechos plásticos que ingresan al océano cada año se triplique. Se estima que se alcanzarán más de 29 millones de TM en 2040, lo que equivale a 50 kg de plástico por metro de costa.  La mejor estimación actual de cuánto plástico flota actualmente en las aguas superficiales de los océanos del mundo es de alrededor de 5,25 billones de partículas de plástico con una masa de más de 260.000 TM.

Lo que se conoce como “Contaminación Plástica” es una mezcla compleja de diferentes formas y tamaños de desechos y partículas, formada a partir de un cóctel de diferentes polímeros, monómeros y aditivos químicos. Tras la pandemia mundial de COVID­19, los Equipos De Protección Personal (EPP), como guantes quirúrgicos y mascarillas, comenzaron a aparecer en aguas costeras y playas como parte de esta basura “Macroplástica” a los pocos meses de iniciar la pandemia y ahora se ha convertido en Artículos de basura comunes en la playa. De igual manera, los aparejos de pesca abandonados, perdidos o descartados, a menudo conocidos como “Arte Fantasma”, es un componente importante (~10 %) del plástico oceánico, y se estima que 640.000 TM de aparejos fantasma ingresan a los océanos cada año. En 2018 se estimó que el giro subtropical del Pacífico Norte, un área donde los plásticos flotantes tienden a acumularse debido a las corrientes oceánicas, contenía 42.000 TM de plástico grandes (>50 cm), de los cuales el 86 % eran redes de pesca. Esto plantea un riesgo importante de enredo para muchas especies marinas, afectando especialmente a los vertebrados marinos como las ballenas, las tortugas y las aves marina En solo un incidente ocurrido en 2018, alrededor de 300 tortugas fueron descubiertas muertas enredadas en aparejos de pesca fantasma en aguas mexicanas.

Se han registrado enredos y/o ingestión de plástico en decenas de miles de animales individuales y al menos 558 especies diferentes, incluidas todas las especies conocidas de tortugas marinas, el 66% de todas las especies de mamíferos marinos y el 50% de todas las especies de aves marinas. Se considera que las aves marinas son particularmente susceptibles a los “Macroplásticos” tanto por enredo como por ingestión. Se estima que se podría encontrar plástico en el tracto digestivo del 99 % de todas las especies de aves marinas para 2050. 

Desguace de Buques

El impacto ambiental de un buque no termina cuando llega al final de su vida operativa. Los buques fuera de servicio están llenos de materiales tóxicos y de importancia económica. A pesar de las estrictas regulaciones sobre el reciclaje de buques en la UE, por ejemplo, la mayoría de las compañías navieras aprovechan las normas del estado de la Bandera de Conveniencia (FoC) para permitir que los buques sean desmantelados de forma barata y peligrosa. Esto sucede a menudo a mano en las playas de países menos desarrollados, incluido el sudeste asiático, lo que genera una grave contaminación ambiental y condiciones de trabajo peligrosas, que provocan frecuentes lesiones y pérdida de vidas.

Autor: Ing. Alexander Eslava Sarmiento
Consultor Portuario – Especialista en Logística Internacional

Confían en nosotros

En el centro de todo lo que hacemos está el apoyar a empresas y asociaciones a extender su alcance y reputación en el mercado, fortaleciendo su presencia en el sector. Durante la última década, hemos colaborado con las siguientes empresas, instituciones y aliados estratégicos:
© PR PORTS LLC. Todos los derechos reservados.